Números anteriores

POESÍA / junio-julio 2022 / No. 99

Poemas


Natalia Gómez





En casi todas las películas de acción
hay edificios que se destruyen
también autos
esas calles
a las que les explota el pavimento
con aceras llenas de árboles
personas
flores
¿Qué verdad se oculta en todo ello?
¿Cuánta violencia debe ser necesaria para un gran final?
Las familias
la reconstrucción
los heridos de gravedad
los ilesos trastornados
toda esa serie y brutal caos
que dejan a la ciudad endeudada
y sin trabajo
ni inmuebles
¿Quién se responsabiliza?
¿Dónde quedan los protagonistas para hacerle frente?
¿Dónde los senadores y toda aquella gente que debe resguardar la metrópoli?
La realidad también es una película de acción
con personas que lo pierden todo
países con intereses
abren fuego
preparan guerras
a veces con armas
otras con ideas
nos convierten en héroes y villanos
En los créditos no hay finales justos
tampoco en la vida diaria
y nos miramos los unos a los otros
desde nuestro propio cine en casa.

 
 
Una vez me dijo alguien
que se escribe menos
cuando sé es feliz

Vamos     
              amigo
no es que la tristeza mueva
no es que el sufrimiento guste
pero cicatriza más profundo
y duele más allá de tu propia carne

También se escribe a la alegría
se le toca y canta
pero la vida
es esa ola que se mueve
a voluntad del viento
y                       el viento
jamás ha estado bajo nuestro control

Amigo    
            entiende
se escribe desde la tristeza
porque algunas veces 
se necesita GRITAR sin agotar la voz
o llorar sin que alguien pregunte
porqué las lágrimas mojan las mejillas

Se escribe    
               desde   
                        a  
                  para
            por
la tristeza
pero no para perpetuar el dolor
si no para dejarlo colgado
y que el tiempo
borre siempre su paso

Quién no sufre ahora
si todo lo que lo rodea     carece
si las condiciones
sociales
         económicas
                        políticas
                                 y salubres
han sido hechas para ser
autocráticamente funcionales
pero no felices

Dime
           amigo
si no se llora también por cada muerte
cada persona discriminada
que carga el peso de la violencia
en su tono de piel
o en su lugar de nacimiento

Dime si no se llora
por el desaparecido
la niña violada
por su propio padre
tío o abuelo
Dime que no se llora
si hemos vertido lágrimas
hasta por el gas
o el recibo de luz

Amigo
ya no es tiempo de quejarse
de la forma de sentir del otro
tan sólo huye
para que las garras de esa bestia
nunca te carcoma el pecho
como ahora lo hace
con la mitad del mundo

 
 
Escucho a mis padres hablar con sus propias lenguas
mirarse y admirar su propio dialecto
analizar y aprender la lengua del otro
Alguien menciona una frase
y hay un silencio
mientras se toman de las manos
ambos entienden esa cuarta lengua
que no es la nativa
ni aquella que usan en la ciudad
Es la lengua con que dieron descendencia
las que extendieron fuera de sus raíces
la lengua con la que ahora entiendo
que un idioma no sólo nace del corazón de un pueblo

 
 
A las dos de la mañana
un hombre espera
que cambie el semáforo para cruzar
                                                                                                                                Al otro extremo
                                                                                                                     una mujer se sostiene
                                                                                         reclinada en alguna pared de la avenida
                                                          El semáforo está en rojo
Un coche se acerca
tres sujetos bajan armados
bruscos la levantan
y avientan al auto.
                                                          El semáforo está en rojo
                                                                                                                     El hombre que espera
                                                                                                            no sabe que ella desconoce
                                                                                                            que su cuerpo será arrojado
                                                                                                                          en una bolsa negra
                                                                                                                         rumbo a otra ciudad
                                                               La luz ya es verde




Natalia Gómez (Campeche, 1991). Es comunicóloga y docente. Ha sido beneficiaria del programa PECDA 2020 en Campeche y del Festival Interfaz ISSSTE Yucatán en 2017. Es egresada del II Diplomado Virtual de Creación Literaria del INBAL. Ha participado en algunas antologías como Fractal, Anuario bilingüe de Poesía de San Diego y Novísimas, reunión de poetas mexicanas vol. II. Algunos de sus textos se encuentran en revistas electrónicas como Letralia, Círculo de Poesía, Carátula, Ablucionistas, Enpoli, Santa Rabia Magazine, The Ofi Press Magazine y Beltway Poetry. Actualmente es miembro del Proyecto de Escuela de Escritores Campechanos (ESCESCAM).