Números anteriores

POESÍA / julio-septiembre 2020 / No. 87-88
Dos poemas

Hora feliz de las revelaciones

Aunque afuera cae la misma bruma tóxica
de reojo encuentras luces que filtran el aullido del neón
extinto
el insomnio
aturde los oídos mientras pegas al vidrio opaco las pestañas
fosiliza cada paso constreñido
la luz de las bombillas

vibra tu sombra un poco al caminar
el cuarto oscuro
en qué momento alcanzan los objetos su fijeza
en qué fragmento epigenético
se inscribe el código para la silla giratoria
la lámpara estudiosa que no es aleph

murió notre dame y también borges
y no hay resurrección y no hay un cristo
que inhale de las páginas el hongo que genera vida
no hay quien sobreviva a la explosión de luces
letra o tecla que se extienda más allá del serif
no hay siquiera un puño que te envuelva con cautela
en el momento preciso

tres de la mañana aquí en tu cuarto
da lo mismo cualquier cosa
a esta hora.



Deliciosa receta para un año de anagnórisis (un minuto)

  1. Desee volver a vivir
  2. Sopese de nuevo la furia
  3. Bata
  4. Unte el mal rato con un postre
  5. Sírvase
  6. Saltar a conclusiones
  7. Abrace un molde
  8. Selle su antojo conspiracionista
  9. Como si fuera la primera vez
  10. Viértase a una nueva realización
  11. Deje reposar hasta la próxima
  12. Mejor así



Marcela Santos (Monterrey, Nuevo León, 1994). Es licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM. Poemas suyos aparecen en el libro Poesía sin paraísos (Casa Tomada, 2019).