Números anteriores

POESÍA / No. 67
El futuro es ahora
15 poetas dominicanos nacidos entre 1991 y 2002


Luis Reynaldo Pérez

Selección e introducción

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.
Gabriel Celaya, La poesía es un arma cargada de futuro


La presente compilación, “El futuro es ahora”,* nace a partir de una interrogante que me hice luego de la publicación de dos antologías de poetas dominicanos nacidos entre 1970 y 1990 compiladas por mí. ¿Qué están haciendo los poetas nacidos a partir de 1990? A partir de eso comencé a hacer una pequeña investigación, sin más pretensión que conocer, preguntando primero a otros poetas, antólogos e investigadores y revisando publicaciones de talleres literarios. Surgió una cantidad inesperada de poemas (de buenos poemas) que me hicieron cambiar el rumbo y plantearme la publicación de estos trabajos, casi todos inéditos, aunque la gran mayoría compartidos a través de redes sociales y recitales.

Cartografiar un panorama poético en pleno desarrollo es una empresa arriesgada pero necesaria. Estos poetas tienen en común lo que les diferencia (marcando esta diferencia no sólo entre ellos, también con sus predecesores): la diversidad estilística y la forma en que ciertos temas, que han sido tabúes o tocados con paño tibio en la poesía dominicana, son abordados aquí de la manera más natural y cercana. Esta poesía está producida en varias direcciones: desde lo conversacional hasta un acercamiento al neobarroco y el realismo sucio, pasando por lo queer y cierto surrealismo con influencias notables del cine, el rock, el internet, las redes sociales, y de poetas de generaciones anteriores como Homero Pumarol, Enriquillo Sánchez y René del Risco. Pero sobre todo aquí está presente la forma personalísima en que cada quién asume y aplica esos legados e influencias. Muchos de estos poetas, nacidos en diversos puntos de la geografía nacional, proceden de mundos extra académicos como la publicidad, el periodismo, el teatro, el cine, la fotografía o el diseño gráfico.

Cada antología es un salto al vacío, una cartografía inexacta, una elección subjetiva y personalísima. Así he reunido a estos poetas. He visto en ellos rebeldías comunes, interrogantes, búsquedas análogas. Al final, este corpus poético ha quedado incompleto. Ya vendrán otras antologías (es necesario) que sigan radiografiando la andadura de la novísima poesía dominicana.

La mesa está servida. Que tengan buena lectura.

Luis Reynaldo Pérez
Santo Domingo de Guzmán, 1 de marzo de 2017





* Esta selección es parte de una investigación en curso que va por más de 30 nombres y que pretende ser publicada en forma de libro a finales de este año.


Luis Reynaldo Pérez (Santo Domingo, 1980). Poeta, editor, gestor cultural y curador de arte dominicano. Tiene estudios (inconclusos) de Relaciones Públicas, Periodismo, Letras y Educación. Ha publicado la plaquette Poemas para ser leídos bajo la lluvia en Esto no es una antología: Palabras que sangran (Ediciones Ferilibro, 2012); los poemarios Temblor de lunas (Ediciones de Cultura, 2012, edición bilingüe español-japonés; Editorial El Barco Ebrio, 2012, edición en ebook; Babel Cartonera, 2014, edición bilingüe español-francés); Toda la luz (Luna Insomne Editores, 2013, ebook); Urbania (Editorial Funglode, 2013), Dolor que maúlla (Luna Insomne Editores, 2014); Ciudad que alucino (Amargord Ediciones; 2016); y los libros para niños Lunario (Alfaguara, 2014) y Día de lluvia (Loqueleo, 2017). Compiló las antologías Material inflamable: 30 poetas dominicanos del siglo XXI (Santo Domingo: Editora Nacional, 2014) y Sobre un costado del planeta: muestra de poesía dominicana 1970-1990 (Catafixia Editorial, 2015). Textos suyos han sido publicados en revistas y antologías en Venezuela, Dinamarca, Argentina, España, Perú, Ecuador, México, Colombia, Guatemala y Nicaragua, entre otros países. Textos suyos han sido traducidos al japonés, al francés, al inglés y al creole. Ha recibido los siguientes reconocimientos: Gran Premio del Concurso de Minicuentos “Las Dos Orillas”, 2014, con Fumar bajo la lluvia; Finalista al Premio Nacional a la Excelencia Juvenil Juan Pablo Duarte 2014 en el renglón Desarrollo Cultural en representación del Distrito Nacional; Premio único del Premio Funglode de Poesía Pedro Mir 2012, con Urbania; Premio único del I Concurso Nacional de Haikú 2011, con Temblor de lunas.